miércoles, 2 de noviembre de 2016

Lo que viene después del final del camino

Después de 6 años de carrera, finalmente me encuentro en mi servicio social, un año el que veía muy lejano. Ahora estoy cerca de terminar una etapa de mi vida, y aunque me emociona mucho, el futuro me angustia. Durante los 6 años pasados, maduré, aprendí a ser independiente, viví el día a día dando lo mejor de mí, siendo mi única preocupación estudiar, y salir con buenas calificaciones en cada examen y año escolar.

Ahora estoy ante la expectativa de lo que vendrá en un año, siempre me he trazado metas a mediano y largo plazo, excepto que ahora, se abren distintos caminos, opciones que dependerán en gran medida de lo que haga en este último año. 

Mis metas a largo plazo consisten en principalmente ser especialista y ser económicamente independiente.

Para esto hay varios objetivos que me he propuesto lograr durante mi año de servicio social que son los siguientes:
-Terminar mi tesis
-Titularme
-Estudiar para el Examen Nacional de Residencias Médicas (ENARM)
-Aprobar el examen

El ENARM es un examen que se realiza cada año en los primeros días de septiembre, y en caso de quedar aprobado, uno debe de meter su solicitud a la institución de salud que desea, esperar ser aceptado e iniciar en marzo del año siguiente. En mi caso, presentaría el examen en 2017 y entraría a la especialidad en el 2018. Para poder presentar este examen tengo que haber terminado mi tesis y estar en proceso de titulación, osea, tengo aproximadamente menos de un año. 

La principal preocupación, es el hecho de terminar a tiempo mi tesis, el proceso de titulación, presentar el examen apenas termine el servicio social para no "perder" un año, y tener un buen desempeño para poder concursar para un buen lugar en un buen hospital. Yo tengo en mente, las principales ciudades del país, aunque principalmente Guadalajara, y como segunda opción quedarme en Mérida. 

Afortunadamente estoy en una plaza bastante tranquila. Yo quería originalmente una plaza universitaria pero no quedé. Aunque pude elegir una que igual está súper cerca de la ciudad. Mi día normal consiste en consulta en la mañana de 8am a 2pm, aunque suelo terminar antes, y tengo el resto de la tarde libre para lo que yo quiera. Lo he usado para avanzar en mi tesis y empezar a estudiar en algunos temas a manera de calentamiento, aunque ya este mes debo de empezar ya de lleno. La gente del lugar es tranquila y casi no me "molestan" por tonterías. El lugar cuenta con internet inalámbrico y aire acondicionado (ya ni en mi casa) así que no la paso mal.

Todavía no sé exactamente hacia donde voy, me gustaría tener la oportunidad de estudiar la especialidad en otra ciudad, sé que tengo la capacidad. Aunque también desearía quedarme en Mérida, ya llevo 6 años y medio viviendo aquí como foráneo, y ya no me siento foráneo, ya es mi casa y cada año me arraigo más a este lugar. Mudarme a otra ciudad es iniciar de nuevo, salir de mi zona de confort. Ya lo hice cuando tenia 18 años, debería ser más fácil, y no necesariamente permanente, así que ¿Por qué no? 

Es difícil la carrera de Medicina y no necesariamente por todo lo que conlleva en cuanto a conocimiento, sino por el aspecto social que uno aprender al estar ya de lleno en un hospital o una clínica rural y también por la duración de la carrera y la competencia cada vez mayor. Considero que con las condiciones actuales del país es una carrera que no se puede hacer si no tienes alguien que te apoye económicamente. Pero bueno, todo esto es un paso a la vez y el chiste es seguir avanzando. 

lunes, 31 de octubre de 2016

No me enamoraba desde hace mucho tiempo

Si bien, he aprendido que hay algunas cosas que se deben de mantener para uno, quiero compartirles que desde hace mes y medio tengo novio, y ha sido hasta ahora lo mejor que me ha pasado en el año. 

A JP lo conocí justamente el primer día de mi servicio social, por una aplicación de ligue, el 1° de agosto. El me manda un mensaje, veo su imagen de perfil, y solo se ve mitad inferior de su cara, con una sonrisa de lado y barba. Le contesto y le preguntó: "¿no tienes foto de cara?", y me manda una foto suya, mi primera reacción, es, "ok, sí esta guapo". Intercambiamos un par de mensajes el día siguiente y finalmente nos agregamos a whatsapp. 

Empezamos a hablar, cosas básicas, y por alguna razón, en una de esas, manda nota de voz y siento una extraña atracción por ella, que está pasando, me pregunto, es posible que te atraiga la voz de alguna persona, es la primera vez que me pasa. Con el tiempo, descubro que tiene una voz que me gusta mucho y marco uno de los audios como favorito.

Pasan unos días y la platica empieza a fluir, entre emojis y notas de voz. Me pregunto si le gusto, se me hace muy guapo para ser soltero. Como no podemos organizarnos en el fin de semana para salir, me invita al cine con sus amigos entre semana, "¿será muy pronto?", el me pregunta. Le digo que lo quiero conocer, que nos veamos un rato antes del cine y eso hacemos. El día llega y lo paso a recoger a su casa y vamos a un café a platicar. Es de mi altura, tez un poco más oscura, como buen yucateco, cara redonda pero con facciones suaves, barba arreglada, ojos oscuros y cejas pobladas, complexión ancha y bien vestido, mi tipo. Habla mucho, es mucho mas extrovertido que yo, pero atento, me divierte, 27 años y estudió comunicación. Luego vamos al cine y me presenta como a 8 personas, pero afortunadamente no me intimidan. 

Regresamos a su casa y me despido de el, no sé que deba de hacer, sí me gusta, y creo que le gusto, lo beso o no lo beso, me espero a la segunda cita o no. Pero viendo que ninguno de los dos se quiere despedir y hay un breve silencio, pongo la mano sobre la suya, y espero su respuesta, se acerca y posteriormente nos damos el primer beso. El beso un poco awkward y nos despedimos. A la semana siguiente salimos, y me encuentro ante la expectativa si realmente le gusté o no, pero confirmo que si le estoy gustando. 

Seguimos saliendo durante las siguientes semanas, a veces, dos o tres veces a la semana, empezamos a hablar mas diario, empieza a volverse la persona a la que saludo al inicio del día y en la que me despido en la noche antes de dormir. Durante las primeras cuatro citas siento nervios y emoción de verlo, algo tiene que me atrae mucho y siento que es reciproco y sincero, poco a poco empezamos a decirnos cosas cariñosas, empieza a surgir en mí, mi lado más romántico y cursi que no sentía desde mi primer novio cuando estaba en la preparatoria. Me siento como un adolescente otra vez, nervioso, emocionado y embobado.

El momento clave es cuando viene por primera vez a mi casa, lo recibo y nos quedamos un rato platicando en el sofá, que rápidamente evoluciona a besos, faje, y nos pasamos a la cama, me doy cuenta que me está gustando mucho físicamente, y en ese instante es cuando quedo flechado. Porque a pesar de estar fajando con él, me siento feliz, enamorado. Es la primera vez que estamos tan cerca desde que empezamos a salir, y me fascina estar junto a él, no sé como es posible sentirse atraído, querido, embobado y prendido a la vez.  Nos pasamos horas abrazados, besándonos y mirándonos a los ojos intercambiando sonrisas. 

Confieso que nunca me he sentido de esta manera con respecto a ninguna persona, con mi primer novio "Ted" esa etapa de enamoramiento duró dos meses. Con "M" simplemente no existió, porque nunca me sentí enamorado de el y solo estuve con el porque era una relación cómoda. En fin, a todo esto, yo pensaba que ese tipo de enamoramiento solo se vive una vez cuando uno es joven, ingenuo e inocente. Echaba la culpa a la comunidad "gay" de hacernos así, insensibles, pero ahora soy de la idea que si algo debe de ser, naturalmente surgirá, no hay que forzar las cosas, aprender de nuestros errores y seguir adelante.

Pero ¿puede durar esto o solo es el flechazo inicial? Hasta ahora llevamos 3 meses de estar saliendo y mes y medio de ser novios y me da gusto compartir que me sigo sintiendo de la misma manera que al inicio, lo aprecio más, logramos un equilibrio entre lo extrovertido de él y lo introvertido que soy. Por él me animo a ir a nuevos lugares, y conmigo se relaja, se desestresa y en general nos complementamos. Platicar con él, dormir con él y pasar un domingo con él es lo que más he disfrutado estos días, a la vez que cada quien tiene su independencia. 

Nos hicimos novios el 16 de septiembre. Es la segunda vez que me quedo a dormir en su casa, todavía no somos nada oficial, técnicamente. Estoy nervioso porque llevo varias salidas que quiero encontrar la manera de pedirle que seamos novios, sin ser demasiado cursi, infantil, o serio. Estamos acostados y abrazados, con la luz de la luna llena iluminando una parte de la habitación y con música de fondo tranquila, lo estoy viendo a los ojos y decido que no puedo esperar más, le digo: Sé que llevamos poco rato de estar saliendo, pero nos gustamos, y creo que queremos lo mismo, ¿será que te pueda introducir de ahora en adelante como mi novio?, a lo que él me contesta: "Pues para mí, ya eramos novios, no sé desde cuando, pero ya lo somos... (inserte mi nombre), quieres ser mi novio?" Me derretí.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Terminar el Internado

Terminé el internado hace ya casi 3 meses y la sensación de estar en el hospital se diluye poco a poco, por lo cual, ahora o nunca era el momento para escribir acerca de este año y los últimos días antes de terminar. 

El internado irónicamente es un año que esperas todo el tiempo que termine, que cuando llega el último día, no era lo que esperabas. Mi última rotación fue Medicina Interna, lo cual fue excelente porque ya sabíamos como se manejaba todo el hospital, donde y cómo pedir los múltiples estudios, a donde llevar las muestras de laboratorio y horarios, por lo cual maximizabas tu productividad, sacabas los pendientes rápido y bien, con tiempo para ir al comedor, al oxxo, o ir a la mipera a convivir o dormir. En todo mi internado jamás había pasado tanto tiempo en la mipera que en interna. La última semana, en el hospital se respiraba un aire de optimismo y rebeldía entre todos los internos, de que por fin, esto se acaba.

Mi última semana fue en nefrología que tiene muchos pacientes, y el pase de la tarde iniciaba bien tarde, mi compañera y yo nos liberabamos mutuamente en nuestras posguardias a una hora prudente. Pero siendo la última semana, la sentí interminable. Los últimos dos días, lunes y martes respectivamente, el jefe de servicio y enseñanza castigó a los residentes diciendo que no iban a tener internos hasta que llegaran los nuevos, entonces esos dos últimos días fueron una fiesta. Tampoco nos caía bien la R3 de nefro, por lo cual no sentimos remordimiento. A estas alturas del internado ya no estaba para andar tolerando a gente grosera.

El último día, organizamos entre el equipo de internos, un convivio con todos los residentes de medicina interna y algunos médicos de base, fue divertido, nos tomamos fotos, y como a eso de las 11-12, nos empezamos a dispersar, sin pendientes oficialmente, ya eramos libre, los de preguardia (yo) y los de posguardia. De igual manera, la guardia que se quedó ese día fue tranquila. Los nuevos internos estaban teniendo curso de inducción ese día, y HASTA el día siguiente se incorporarían a los servicios, sin guardias de enlace. 

Todavía me acuerdo que el martes a las 12, fui a sacar mis cosas del casillero que teníamos en la mipera, junté las llaves del resto de mi equipo, para dárselas a un amigo que nos compró el casillero, fue alucinante.

Los siguientes dos días fueron el ensayo y ceremonia de clausura del internado respectivamente, y fuimos a visitar a residentes, mientras veíamos a los nuevos internos un poco perdidos y corriendo de un lado a otro. Yo alguna vez estuve así, corriendo de un lado de otro mientras veía a los exinternos pasearse felizmente. Ya después de unos días de haber terminado, no podría creer que se hubiera acabado el internado, porque es un estilo de vida nada parecido a lo que has hecho antes, y durante un año completo. No puedo creer, que haya hecho aproximadamente 120 guardias, de las cuales muy pocas llegué a dormir más de 2 horas, y hacerlo cada 3 días. Y a pesar de todo, extrañar la convivencia diaria. Había momentos en que me querría arrancar las ojos y que la guardia se acabara. La mayor recompensa era poder llegar a dormir a casa, y LITERAL ser noqueado por el cansancio, en ese año nunca sufrí de insomnio jaja.

¿Mi récord? 18 horas durmiendo, un viernes de posguardia en URGENCIAS, sin haber dormido más de 30 horas, salí a la 1pm, me dormí a las 3 de la tarde y desperté a las 9 de la mañana del sábado. Ese día estaba destrozado jaja

Si tuviera que hacer una lista de las cosas que aprendí en el internado sería esta:
  • Aprenderás de medicina, de los pacientes, y de ti mismo.
  • Tus compañeros de guardia se volverán tu familia
  • Todos tienen potencial para ser buenos en lo que quieran
  • Las enfermeras no son tan malas como las pintan
  • No importa lo que sirvan en el comedor en el desayuno, si estás de posguardia, cualquier cosa es la gloria
  • Te sorprenderás de la resistencia física y mental que puedes llegar a tener
  • Sé amable con todos, no sabes cuando los puedes necesitar
  • Aprecia lo privilegiado que eres al poder recibir a un ser humano desde sus primeras respiraciones hasta la última
  • Adquirirás seguridad y confianza en tí mismo.
  • Tubos, moneda de cambio entre los internos

y la más importante: 
  • Aprende a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida

No hay nada más satisfactorio, que descansar después de una guardia, comer algo rico, ver a tu familia, a tu pareja, ir a la playa, comer comida casera preparada por tu mamá, disfrutar de una tarde de fin de semana escuchado música echado en la hamaca o cama. 

domingo, 8 de mayo de 2016

¡Viajaré!

Este año por fin haré algo que siempre he querido, viajar a algún lugar, por mi cuenta. Desde hace unos meses decidí que debía hacerlo entre el internado y el servicio social, y empecé a ver precios, destinos y ver si era realmente posible. 

Empecé a ahorrar dinero, principalmente de mi chequecito mip, y hace unas dos semanas, me entró el bichito de la aventura y una super promoción para un vuelo directo a guadalajara, y pum, lo compré. Al principio tenía mis dudas, era como "qué locura!, yo, viajando sólo?" pero luego me puse a pensar en las cosas que ya hago solo, y que si no lo hago ahorita, no lo podrá hacer pronto... además que la verdad, lo último que me terminó por convencer es el hecho de conocer a un amigo que conozco desde hace tiempo.  Tal vez no sea lo más aventurado que alguien haya hecho, pero para mí sí, asi que es un gran paso y estoy emocionado y nervioso jeje.

Ya tengo todo listo, viaje y hospedaje, y lugares que lugares visitar, estoy emocionado, será a finales de julio, después de mi graduación y antes del servicio social y un logro personal. 

domingo, 10 de abril de 2016

Tengan cuidado

En mi humilde experiencia, lo peor de tener amigos a distancia, de esos que solo conoces por internet pero que sientes que los conoces más que a muchos de tus amigos más cercanos, es que cuando finalmente los logras conocer en persona, son casi igual si no es que es mejor que la imagen que te habías formado de ellos. Lo triste de esto es que sí solo los viste por un breve momento antes de regresar cada quien a sus vidas cotidianas, es que duele, y mucho.  

domingo, 27 de marzo de 2016

¿Qué te hacer ser tú?

Estoy a 1/4 de terminar el internado y en mi cabeza empiezan a resonar ecos de angustias y preocupaciones que no me había molestado en escuchar porque al final de cuentas, todavía tenía mucho tiempo. Pero ahora a 3 meses de terminar, ya tengo que empezar a ver lo del servicio social y es un recuerdo constante de que cada vez estoy más cerca de culminar mis 7 años de estudios y es emocionante y aterrador (en el buen sentido)

De hecho, desde ayer he estado recordando (gracias a Timehop) lo que me encontraba haciendo durante los últimos 6 años, en el 2010 estaba en la preparatoria preocupados por examenes parciales, en el 2011 estaba saliendo de una relación tóxica, en el 2013 estaba de vacaciones en cancún con mis mejores amigos, y hace un año estaba lleno de nervios por estar a dos meses de terminar mi último año. Desde que entré a la carrera, ya tenía trazado mi plan de vida hasta el 2017 así que ni me preocupaba, y pues al día de hoy estoy empezando a cosechar los primeros logros del esfuerzo constante. 

¿Y después? ¿A donde voy, a donde me dirigo? Al menos ya se en qué me voy a especializar, pero ciertamente  me veo lejos de Mérida, no porque no me guste, si no por qué sé que mi máximo potencial lo encontraré en otro lugar, pero después de vivir ya un tercio de mi vida aquí, es un poco difícil dejar atrás lugares y personas. Todavía no sucede, y tal vez estoy exagerando, pero siempre me pongo así jaja. 

De igual manera, espero con mucha emoción y nervios estos próximos dos años. 

_______________________________________________________________________

Nota agregada: alguna vez leí en algún lugar, seguramente en internet y seguramente en una página media esoterica-espiritual que cada 8 años, biologicamente tu cuerpo se ha renovado al grado que todas las células ya son distintas, y que cada 8 años (en teoría) eres una nueva persona. Y es que si lo piensas, en realidad tu cuerpo siempre anda renovando sus células, incluso las neuronas (que anteriormente se pensaba que no se volvían a reproducir), técnicamente y desde el punto de vista molecular eras otro conjunto de átomos distintos, pero sigues siendo tú, la esencia de tí sigue existiendo, pero a la vez ya eres otra persona, ya no solo en términos emocionales sino también biológico, y es que a todo esto, entonces ¿qué te hace ser tú? 

Esa incertidumbre siempre la he tenido presente, y eso de los ciclos cada 8 años, ha resonado dentro de mí, sobre todo porque se ha dado la coincidencia que a esas edades, han sido claves en mi vida. Los primeros 8 años de vida como el inicio de tu vida en la tierra, los siguientes 8 años con tu infancia y pubertad, luego a los 16 años fue cuando empecé a tener una idea mejor de yo como persona, además de que empecé a explorar mi sexualidad (y también cuando inicié el blog!) y luego el inicio de mi carrera. Ya casi termino este ciclo de 8 años, donde habré terminado mi formación medica inicial. 

Mis 24 años, coinciden con el inicio de mi servicio social, y estos 8 años que se vienen posteriormente serán la culminación yo creo de mi formación como adulto independiente y como médico, tengo una idea general de como me veo para entonces y confió en mí para lograrlo. Así que esto es por el futuro *brinda con una copa imaginaria*



sábado, 20 de febrero de 2016

Eligiendo Especialidad Médica

Desde tu primer año de la carrera de medicina te preguntan en que te quieres especializar, y puede que sepas ya la respuesta o tal vez no, y eso está bien, no hay prisa, todavía tienes mucho tiempo para aprender de todas las áreas, interactuar con ellas y decidir que es lo que quieres.

Tengo amigos y conocidos que entran a medicina afirmando desde el inicio en que se quieren especializar, y muchos cambian de opinión, a pesar que la opción original a veces llega a ser el motor que los impulsa para meterse a medicina en primer lugar. Pero la verdad es que el mundo de la medicina es tan amplia y la perspectiva que tenemos de ella está muy lejos de la realidad cuando recién entramos. Seamos honestos, si estás estudiando medicina o acabas de terminar, estás en la especialidad, en algún momento te has preguntado, ¿acaso habré elegido bien?, es una sensación rara cuando empiezas a tener contacto por primera vez con los hospitales y pacientes.

Con el tiempo se va haciendo más fácil, saber que te gusta y que no, pero sigue siendo una pregunta que todo el tiempo te harán y si no estás completamente seguro empezarás sentir un poco de presión (al menos desde mi punto de vista). 

Para elegir la especialidad que es correcta para tí, en definitiva tiene que ser algo que te apasione, no que solo te guste y ya, o que te llame la atención, te invito a que trates de empaparte con el día a día de alguna especialidad para saber si realmente te gusta o no y si te visualizas en un futuro en esa area. Hay que tomar en cuenta las habilidades que uno tiene, el tipo de pacientes que uno va a tener, y el tipo de relación entre médicos que tendrás, porque como uno se dará cuenta ciertas especialidades tienen invariablemente a tener cierto perfil de personas con personalidades similares. 

Desde cuenta propia les puedo decir que yo inicié queriendo ser neurólogo o neurocirujano, después consideré medicina interna pura, luego alguna rama de ella e incluso llegué a considerar ginecología, sin embargo desde los últimos meses he estado pensando acerca de otra especialidad que poco a poco se ha ido introduciendo en mi, y ahora estoy plenamente convencido de que quiero ser radiologo.

Siempre me ha fascinado el cuerpo humano y como funciona, sobre todo lo que tenga que ver con el cerebro, entonces sobra decir que neuroanatomía fue lo mejor para mí, así como su fisiología (un tanto complicada verdad, pero muy interesante), luego descubrí que me gusta mucho todo lo que tenga que ver con una visión holística y analítica del cuerpo humano que ofrece medicina interna. Lo que más me atrajo de ginecología fue la combinación de clínica y habilidades manuales que requiere con resultados prácticos y directos, viendo desde salud de la mujer, hasta partos y cesáreas.

Sin embargo, ya en la práctica médica no me gusta lidiar con los tipos de pacientes de neurocirugía y neurología, odio completamente lo quirúrgico, y el estilo de vida que conlleva, si no te ENCANTA entrar a las cirugías durante tu internado, definitivamente no lo elijas, en cuanto al caso de ginecología fui inicialmente cegado por la oportunidad temprana de hacer procedimientos desde que era estudiante, pero visualizandome a futuro simplemente no es lo mío. Medicina Interna es excelente aunque como el cliché que son, tienden a ser muy análiticos y ven a mucho paciente cronicodegenerativo que muchas veces solo se deteriora, ojo, que no es en todos, interna es lo más bonito que hay, y me encanta que me haga pensar, pero ya en acción no es lo que espero como médico. 

Y ¿entonces de donde surgió mi interés por radiología? Cuando entré al internado, prácticamente todos los servicios recurren a una de los distintos equipos de imagenología, desde rayos x, ultrasonido, tomografías, resonancia magnética por mencionar algunos para diagnósticos, planes terapéuticos y control, siendo solicitados por todas las rama clínicas de interna, ginecología, cirugía, pediatria, ortopedia lo cual hace que tengas que saber de todo, con una fuerte base en la anatomía y fisiología del cuerpo humano y de las enfermedades para poder obtener imágenes, analizarlas, traspolarlas al contexto del paciente y poder dar un diagnóstico. Antes para mí, radiología era únicamente las placas de rayos X y ya estuvo, que más se le iba hacer y que no pudieran interpretar las demás personas, pero no, no, es más que eso. 

Naturalmente como interno que soy, varias veces he tenido que llevar pacientes a sus estudios, y quedé fascinado por los cuartos de tomografía y resonancia, la tecnología que emplean, la cantidad de botones y ajustes que pueden hacer, las reconstrucciones son en definitiva de mis cosas favoritas. No sé exactamente como fue que surgió el interés, pero sé que fue durante estos meses, y poco a poco me he puesto a investigar y leer más. Hasta ahorita ha sido de la única especialidad que me ha motivado a leer durante el internado a pesar de lo cansado que es. 

En neurocirugía, me gustaba cuando el médico de base revisaba tomografías y te explicaba casos, todo lo que uno ve en libros por fin lo podía ver en distintas imágenes.  En algunas ocasiones estuve en la consulta externa con el neurocirujano y revisábamos tomografías y resonancias de columna. Llegué a platicar con uno de los residentes sobre la especialidad, y lo que oí me gustó.  Y ahora que estoy rotando en urgencias, hay un cuarto de ultrasonido destinado a urgencias y cuando puedo, llevo a los pacientes, donde el radiologo es muy amable, te pregunta y enseña cosas. Me ha tocado ver distinas enfermedades como litiasis vesicular, colecistitis, hidrocolecisto, pancreatitis, litiasis renal, quistes renales que me han motivado a leer más acerca de ellas desde un enfoque ultrasonográfico lo cual ha permitido una retroalimentación positiva entre el doctor y yo. Incluso me ha dejado usar el equipo, que es una sensación completamente diferente cuando tienes tu el control del equipo. Ya anteriormente había usado un equipo de ultrasonido durante unas dos semanas como estudiante en quinto año en un hospital materno infantil en el área de perinatología-usg. Es la combinación del contexto clínico de los pacientes más la capacidad de tu mismo hacer un análisis visual y poder llegar a un diagnóstico. Me gusta mucho que sea práctico objetivo, y hasta en cierto punto tranquilo, porque en definitiva he descartado lo quirúrgico y urgencias de mi lista. 

Siendo sinceros, creo que nunca consideré la especialidad hasta hace unos 6 meses, pero ya estoy ampliamente decidido. Siento que es una especialidad que por lo general siempre se ha visto menos valorada que otras, en parte por la calidad de otros médicos y por no conllevar el mismo glamour que otras especialidades, pero estoy decidido a ser excelente radiologo y ser uno bueno

Aunque bueno todavía me queda, unos meses de internado y el servicio social, pero por fín después de 6 años, ya sé que quiero


 

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails