domingo, 10 de septiembre de 2017

El ENARM

A continuación les relataré mi experiencia del ENARM. Presenté el martes 5 de septiembre en guadalajara.  Para los que no tienen mucha idea de que trata, es un examen que es aplicado a nivel nacional durante 5 días donde participan alrededor de más de 35,000 médicos para aspirar a una especialidad médica, otorgando unas 6,000 plazas aproximadamente.

Una noche antes, estaba nervioso, sabía que si había estudiado bien pero por la naturaleza del examen y por ser la primera vez, obviamente me sentía ansioso, me acosté super temprano y tarde en dormirme. Mi examen fue en una hacienda fuera de la ciudad. Había reservado uber desde antes y llegué como a las 6:30am. A los 5 minutos llegaron dos amigos míos y nos reunimos para hacer fila juntos.

La organización del evento estuvo muy bien, es cierto, había que hacer filas para todo, paqueteria, registro y entrar al examen pero en general todo muy bien. Los horarios se respetaron y nada se retrasó. Para entrar al examen, pasas por un detector de metales puesto que solo puedes meter tu pase del examen y tu identificación. También se permiten relojes de muñeca no digitales, dulces macizos (que además reparten en la sede). Puedes pararte al baño y a tomar agua sin restricción, y en general creo que no hubo ningún incidente el día que presenté. Todos estaban muy concentrados. 

La primera parte de 250 preguntas es de 9am a 2pm y la segunda parte de 200 preguntas de 3:30pm a 8pm con un receso para comer. Es un examen de resistencia, y a pesar que ya me había acostumbrado en simuladores a contestar un examen de esta extensión, si era cansado, sobre todo porque llega un momento en el que te saturas de tanta información y necesitas tomarte uno que otro respiro, aunque sea ir a tomar agua aunque no tengas sed. La verdad es que el tiempo me alcanzó bastante bien.

La primera parte del examen me sentí muy bien, ya en la segunda fue cuando empecé a tener más dudas. En general iba a contestando a buen ritmo sin detenerme a pensar mucho en las que de plano no tenía idea. Los temas que venían son los que estudié pero en definitiva hay muchos temas que estudié que no vinieron, y te quedas con la sensación de "si hubieras preguntado otras cosas, o hubiera presentado otro día seguro salía mejor". Ya cuando me faltaban 10 preguntas fue cuando empecé a sentir que se aceleraba mi corazón de la tensión, nervios. Finalmente terminé, dí por concluida mi sesión en la computadora y apenas a unos cuantos pasos, se encontraba el lugar donde nos registramos donde te imprimen tus resultados. Ni 3 minutos habían pasado y ya tenia mis resultados, así en caliente, la calificación global y desglosada por áreas. Cuando recién te entregan la hoja ves muchas palabras y calificaciones mientras buscas cual es la buena, finalmente la localicé y el resultado: 72.6 puntos: más que suficiente para entrar a la especialidad que quiero (radiología). 

Sentí un gran alivio, y para ser un poco honesto, la verdad es que si esperaba pasar, pero no quería panzar. El promedio mínimo aprobatorio del año pasado fue de 66, así que prácticamente ya estoy dentro. Pero para muchas otras especialidades, la competencia si se pone más fuerte. 

En cuanto a mi grupo de amigos con el que fui, una amiga sacó igual 72, para Pediatria (sí pasa). Otros dos amigos les fue técnicamente bien pero no lo suficiente para alcanzar a entrar, ahora sí que si quedaron "a 1 punto de entrar" Un amigo sacó 71 para Medicina Interna (cuando el año pasado el mínimo fue 72) y una amiga 74 para olftamo (cuando el mínimo el año pasado fue 75.6). El resto de mis amigos dijeron no haber estudiado y su calificación estuvo en los 60-65. Es un poco impactante darme cuenta ya de la magnitud de la competencia. Considero que estudié bien y fui constante pero tampoco sentí que me matara estudiando, así que todo bien. Hay muchas cosas que influyen en el examen, tanto los temas que pueden venir y la dificultad de estos e incluso un poco la suerte pero pues al final, únicamente se pasa estudiando. Como dato curioso lo que más me sorprendió fue sacar 100 en la sección de dermatologia y reumatologia. 

Ahora a descansar unos días y esperar las convocatorias para los hospitales. 



Mi viaje a Guadalajara

Del 3 al 7 de septiembre viajé a Guadalajara para presentar el examen de especialidad médica, el famoso ENARM. Eramos en total en 8 amigos, que nos quedamos en diferentes en lugares (la mayoría en parejas y en casa de familiares). 5 amigos presentaron el lunes 4 y 2 amigos y yo al día siguiente.

3 de septiembre
El vuelo salía a las 8:15 am, reservé un cabify para que me llevara al aeropuerto temprano. Benito, mi gatito se quedó en casa, con suficiente comida, agua, juguetes y arena. (un amigo lo vino a ver dos veces). El vuelo era directo y viajé con 3 amigos, aunque nos encontramos a un montón de conocidos que viajaban también a gdl o cdmx. Llegamos como a las 11:30 porque se retrasó un poco el vuelo, el primo de mi amigo que lo fue a buscar, me acercó a donde me estaba quedando. Rente un cuarto en airbnb muy comodo, bonito y centrico, entre guadalajara y zapopan a escasos minutos del centro pero en una zona bonita y tranquila. Llegando me ví con un amigo de varios años que solo conozco por internet, y estaba emocionado por conocerlo,  super padre la convivencia y fuimos a comer y a pasear por el centro. Ya más en la tarde, me ví con otros amigos en el centro igual.

4 de septiembre
Ese día la mayoría de mis amigos presentaron, y mis otros dos amigos estaban en su rollo, quería alcanzarlos pero ya no me daba tiempo. Así que yo fui a explorar la ciudad por mi cuenta y visité dos plazas comerciales. Regresé temprano a la casa para podes descansar bien.

5 de septiembre
El día del examen, comentaré acerca de este en otra entrada aparte. Pero en resumen, me fue bien, pasé para radiología. En la noche, mis dos amigos y yo fuimos al hotel donde se estaban quedando otros amigos y fuimos a cenar.

6 de septiembre
Ese día nos pusimos de acuerdo para viajar 8 amigos a Tequila. Estuvo super padre, había muchas cosas que no sabía. Fue muy interesante conocer el proceso de la fabricación del tequila, tanto de la manera artesanal como industrializada. Probé de varios tequilas, tampocó en grantes cantidades porque te dan en unos como vasitos de muestras que dan en el super. Por cierto, hay un tequila con café que es la cosa más deliciosa del mundo y me arrepiento de no haberlo comprado pero en su momento me pareció caro. El pueblo como tal es bastante pequeño, con un par de restaurantes y lugares para comprar recuerdos pero nada más.

7 de septiembre
Ese día ya no daba tiempo de salir a pasear, el avión no salía tan temprano, pero tampoco tan tarde. A pesar de todo, como viajaba con dos amigos, lo disfruté a pesar que fue con escala

Acerca de la ciudad, es un poco impactante el tamaño, en mapa no parece ser tan grande como Mérida, pero cuando llegas y ves los miles de coches, puentes, pasos a desnivel es cuando ya se siente la diferencia. El clima excelente, no sudaba como aquí jaja. Eso sí siento que en las epocas de frío me estaría super congelando. Me gustó la ciudad, el centro es hermoso y tiene de todo, aunque siento que me faltó conocer más.

miércoles, 23 de agosto de 2017

25 años

Casi ni puedo creer que tengo 25 años, ya desde hacer un par de años me he llegado confundir con la edad que tengo porque honestamente a veces no le presto tanta atención, si me emociona en cierta manera cumplir años y celebrarlo, pero tampoco es que me cause conflicto. Siempre he creído que es una buena manera de reflexionar sobre la vida y creo que cada año lo hago por aquí. Esta entrada existe por esto y para hacerles saber que todavía sigo vivo.

Este último año fue la culminación de mis estudios y de mi servicio social. Ya casi cumplo 1 año con mi actual novio y hace como 3 semanas adopté a un gatito que lloraba afuera de mi casa. A los dos los quiero mucho.

Todo ha sido bastante bueno, con algunas altas y bajas pero nada grave.  En general, un muy buen año. Ahora estoy estudiando para entrar a la especialidad, el examen es en dos semanas, siento que me he preparado bien, o al menos si le he dedicado tiempo al estudio. 

Mientras tanto, todavía no trabajo, (oficialmente soy nini desde inicios de agosto, pero estoy tomando este tiempo para descansar y estudiar). Me da un poco de nervio ya  incursionarme al mundo laboral, pero emocionado porque ya podré ser un poquito más indepediente. Si todo sale bien, pienso trabajar unos meses y en marzo iniciar la especialidad. 

Saludos a todos y un abrazo 


sábado, 7 de enero de 2017

Iniciando el 2017

La verdad es que siempre me han gustado las celebraciones de fin de año, y me gusta todo el concepto de iniciar de nuevo. Ya sé que no tienes que esperarte al nuevo año para hacer algo que te has propuesto, pero para mi siempre ha sido un momento de reflexión e introspección.

Hace un año, honestamente solo intentaba sobrevivir en urgencias, habia entrado el primero de enero a las 5 de la mañana y me quería matar. Pasaron varias semanas para que me cayera el veinte que ya era otro año. Este año a pesar de no tener vacaciones, mi familia vino, asi que en las noches los podía ver y pase el 31 con ellos. 

Este 2017 se ve desafiante, no solo por la situacion economica del pais, si no porque en los proximos meses hay varios momentos cruciales de mi vida. Como ya habia comentado, en este año, tengo que terminar la tesis (llevo un 50%), estudiar para el ENARM, sobrevivir el servicio social, para asi poder iniciar la especialidad el proximo año. 

Y es horrible porque ya quiero terminar el servicio social pero a la vez no, aunque de igual manera, el tiempo se anda pasando muy rapido asi que ni modo. Fuera de eso y de mis preocupaciones a futuro, con JP todo super bien, ganando como siempre, estoy muy enamorado. 

Si tuviera que hacer una lista de propositos o lo que me gustaría en este año sería:

-Terminar la tesis (se come la mitad de la uvas)
-Estudiar para el ENARM y pasarlo.
-Quedar en una buena sede.
-Terminar el servicio social de la mejor manera posible, es decir, sin problemas, solo pasarlo y ser feliz nuevamente sin estar atado a un sistema arcaico.
-Retomar el ejercicio que por temporadas inicio y luego dejo de hacer.
-Estresarme menos.
-Salir a conocer nuevos lugares y de preferencia con JP.

Tengo un buen presentimiento de este año, daré lo mejor de mi y que los resultados que obtenga sean los que tengan que ser. Espero que también lo sea para todos.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Lo que viene después del final del camino

Después de 6 años de carrera, finalmente me encuentro en mi servicio social, un año el que veía muy lejano. Ahora estoy cerca de terminar una etapa de mi vida, y aunque me emociona mucho, el futuro me angustia. Durante los 6 años pasados, maduré, aprendí a ser independiente, viví el día a día dando lo mejor de mí, siendo mi única preocupación estudiar, y salir con buenas calificaciones en cada examen y año escolar.

Ahora estoy ante la expectativa de lo que vendrá en un año, siempre me he trazado metas a mediano y largo plazo, excepto que ahora, se abren distintos caminos, opciones que dependerán en gran medida de lo que haga en este último año. 

Mis metas a largo plazo consisten en principalmente ser especialista y ser económicamente independiente.

Para esto hay varios objetivos que me he propuesto lograr durante mi año de servicio social que son los siguientes:
-Terminar mi tesis
-Titularme
-Estudiar para el Examen Nacional de Residencias Médicas (ENARM)
-Aprobar el examen

El ENARM es un examen que se realiza cada año en los primeros días de septiembre, y en caso de quedar aprobado, uno debe de meter su solicitud a la institución de salud que desea, esperar ser aceptado e iniciar en marzo del año siguiente. En mi caso, presentaría el examen en 2017 y entraría a la especialidad en el 2018. Para poder presentar este examen tengo que haber terminado mi tesis y estar en proceso de titulación, osea, tengo aproximadamente menos de un año. 

La principal preocupación, es el hecho de terminar a tiempo mi tesis, el proceso de titulación, presentar el examen apenas termine el servicio social para no "perder" un año, y tener un buen desempeño para poder concursar para un buen lugar en un buen hospital. Yo tengo en mente, las principales ciudades del país, aunque principalmente Guadalajara, y como segunda opción quedarme en Mérida. 

Afortunadamente estoy en una plaza bastante tranquila. Yo quería originalmente una plaza universitaria pero no quedé. Aunque pude elegir una que igual está súper cerca de la ciudad. Mi día normal consiste en consulta en la mañana de 8am a 2pm, aunque suelo terminar antes, y tengo el resto de la tarde libre para lo que yo quiera. Lo he usado para avanzar en mi tesis y empezar a estudiar en algunos temas a manera de calentamiento, aunque ya este mes debo de empezar ya de lleno. La gente del lugar es tranquila y casi no me "molestan" por tonterías. El lugar cuenta con internet inalámbrico y aire acondicionado (ya ni en mi casa) así que no la paso mal.

Todavía no sé exactamente hacia donde voy, me gustaría tener la oportunidad de estudiar la especialidad en otra ciudad, sé que tengo la capacidad. Aunque también desearía quedarme en Mérida, ya llevo 6 años y medio viviendo aquí como foráneo, y ya no me siento foráneo, ya es mi casa y cada año me arraigo más a este lugar. Mudarme a otra ciudad es iniciar de nuevo, salir de mi zona de confort. Ya lo hice cuando tenia 18 años, debería ser más fácil, y no necesariamente permanente, así que ¿Por qué no? 

Es difícil la carrera de Medicina y no necesariamente por todo lo que conlleva en cuanto a conocimiento, sino por el aspecto social que uno aprender al estar ya de lleno en un hospital o una clínica rural y también por la duración de la carrera y la competencia cada vez mayor. Considero que con las condiciones actuales del país es una carrera que no se puede hacer si no tienes alguien que te apoye económicamente. Pero bueno, todo esto es un paso a la vez y el chiste es seguir avanzando. 

lunes, 31 de octubre de 2016

No me enamoraba desde hace mucho tiempo

Si bien, he aprendido que hay algunas cosas que se deben de mantener para uno, quiero compartirles que desde hace mes y medio tengo novio, y ha sido hasta ahora lo mejor que me ha pasado en el año. 

A JP lo conocí justamente el primer día de mi servicio social, por una aplicación de ligue, el 1° de agosto. El me manda un mensaje, veo su imagen de perfil, y solo se ve mitad inferior de su cara, con una sonrisa de lado y barba. Le contesto y le preguntó: "¿no tienes foto de cara?", y me manda una foto suya, mi primera reacción, es, "ok, sí esta guapo". Intercambiamos un par de mensajes el día siguiente y finalmente nos agregamos a whatsapp. 

Empezamos a hablar, cosas básicas, y por alguna razón, en una de esas, manda nota de voz y siento una extraña atracción por ella, que está pasando, me pregunto, es posible que te atraiga la voz de alguna persona, es la primera vez que me pasa. Con el tiempo, descubro que tiene una voz que me gusta mucho y marco uno de los audios como favorito.

Pasan unos días y la platica empieza a fluir, entre emojis y notas de voz. Me pregunto si le gusto, se me hace muy guapo para ser soltero. Como no podemos organizarnos en el fin de semana para salir, me invita al cine con sus amigos entre semana, "¿será muy pronto?", el me pregunta. Le digo que lo quiero conocer, que nos veamos un rato antes del cine y eso hacemos. El día llega y lo paso a recoger a su casa y vamos a un café a platicar. Es de mi altura, tez un poco más oscura, como buen yucateco, cara redonda pero con facciones suaves, barba arreglada, ojos oscuros y cejas pobladas, complexión ancha y bien vestido, mi tipo. Habla mucho, es mucho mas extrovertido que yo, pero atento, me divierte, 27 años y estudió comunicación. Luego vamos al cine y me presenta como a 8 personas, pero afortunadamente no me intimidan. 

Regresamos a su casa y me despido de el, no sé que deba de hacer, sí me gusta, y creo que le gusto, lo beso o no lo beso, me espero a la segunda cita o no. Pero viendo que ninguno de los dos se quiere despedir y hay un breve silencio, pongo la mano sobre la suya, y espero su respuesta, se acerca y posteriormente nos damos el primer beso. El beso un poco awkward y nos despedimos. A la semana siguiente salimos, y me encuentro ante la expectativa si realmente le gusté o no, pero confirmo que si le estoy gustando. 

Seguimos saliendo durante las siguientes semanas, a veces, dos o tres veces a la semana, empezamos a hablar mas diario, empieza a volverse la persona a la que saludo al inicio del día y en la que me despido en la noche antes de dormir. Durante las primeras cuatro citas siento nervios y emoción de verlo, algo tiene que me atrae mucho y siento que es reciproco y sincero, poco a poco empezamos a decirnos cosas cariñosas, empieza a surgir en mí, mi lado más romántico y cursi que no sentía desde mi primer novio cuando estaba en la preparatoria. Me siento como un adolescente otra vez, nervioso, emocionado y embobado.

El momento clave es cuando viene por primera vez a mi casa, lo recibo y nos quedamos un rato platicando en el sofá, que rápidamente evoluciona a besos, faje, y nos pasamos a la cama, me doy cuenta que me está gustando mucho físicamente, y en ese instante es cuando quedo flechado. Porque a pesar de estar fajando con él, me siento feliz, enamorado. Es la primera vez que estamos tan cerca desde que empezamos a salir, y me fascina estar junto a él, no sé como es posible sentirse atraído, querido, embobado y prendido a la vez.  Nos pasamos horas abrazados, besándonos y mirándonos a los ojos intercambiando sonrisas. 

Confieso que nunca me he sentido de esta manera con respecto a ninguna persona, con mi primer novio "Ted" esa etapa de enamoramiento duró dos meses. Con "M" simplemente no existió, porque nunca me sentí enamorado de el y solo estuve con el porque era una relación cómoda. En fin, a todo esto, yo pensaba que ese tipo de enamoramiento solo se vive una vez cuando uno es joven, ingenuo e inocente. Echaba la culpa a la comunidad "gay" de hacernos así, insensibles, pero ahora soy de la idea que si algo debe de ser, naturalmente surgirá, no hay que forzar las cosas, aprender de nuestros errores y seguir adelante.

Pero ¿puede durar esto o solo es el flechazo inicial? Hasta ahora llevamos 3 meses de estar saliendo y mes y medio de ser novios y me da gusto compartir que me sigo sintiendo de la misma manera que al inicio, lo aprecio más, logramos un equilibrio entre lo extrovertido de él y lo introvertido que soy. Por él me animo a ir a nuevos lugares, y conmigo se relaja, se desestresa y en general nos complementamos. Platicar con él, dormir con él y pasar un domingo con él es lo que más he disfrutado estos días, a la vez que cada quien tiene su independencia. 

Nos hicimos novios el 16 de septiembre. Es la segunda vez que me quedo a dormir en su casa, todavía no somos nada oficial, técnicamente. Estoy nervioso porque llevo varias salidas que quiero encontrar la manera de pedirle que seamos novios, sin ser demasiado cursi, infantil, o serio. Estamos acostados y abrazados, con la luz de la luna llena iluminando una parte de la habitación y con música de fondo tranquila, lo estoy viendo a los ojos y decido que no puedo esperar más, le digo: Sé que llevamos poco rato de estar saliendo, pero nos gustamos, y creo que queremos lo mismo, ¿será que te pueda introducir de ahora en adelante como mi novio?, a lo que él me contesta: "Pues para mí, ya eramos novios, no sé desde cuando, pero ya lo somos... (inserte mi nombre), quieres ser mi novio?" Me derretí.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Terminar el Internado

Terminé el internado hace ya casi 3 meses y la sensación de estar en el hospital se diluye poco a poco, por lo cual, ahora o nunca era el momento para escribir acerca de este año y los últimos días antes de terminar. 

El internado irónicamente es un año que esperas todo el tiempo que termine, que cuando llega el último día, no era lo que esperabas. Mi última rotación fue Medicina Interna, lo cual fue excelente porque ya sabíamos como se manejaba todo el hospital, donde y cómo pedir los múltiples estudios, a donde llevar las muestras de laboratorio y horarios, por lo cual maximizabas tu productividad, sacabas los pendientes rápido y bien, con tiempo para ir al comedor, al oxxo, o ir a la mipera a convivir o dormir. En todo mi internado jamás había pasado tanto tiempo en la mipera que en interna. La última semana, en el hospital se respiraba un aire de optimismo y rebeldía entre todos los internos, de que por fin, esto se acaba.

Mi última semana fue en nefrología que tiene muchos pacientes, y el pase de la tarde iniciaba bien tarde, mi compañera y yo nos liberabamos mutuamente en nuestras posguardias a una hora prudente. Pero siendo la última semana, la sentí interminable. Los últimos dos días, lunes y martes respectivamente, el jefe de servicio y enseñanza castigó a los residentes diciendo que no iban a tener internos hasta que llegaran los nuevos, entonces esos dos últimos días fueron una fiesta. Tampoco nos caía bien la R3 de nefro, por lo cual no sentimos remordimiento. A estas alturas del internado ya no estaba para andar tolerando a gente grosera.

El último día, organizamos entre el equipo de internos, un convivio con todos los residentes de medicina interna y algunos médicos de base, fue divertido, nos tomamos fotos, y como a eso de las 11-12, nos empezamos a dispersar, sin pendientes oficialmente, ya eramos libre, los de preguardia (yo) y los de posguardia. De igual manera, la guardia que se quedó ese día fue tranquila. Los nuevos internos estaban teniendo curso de inducción ese día, y HASTA el día siguiente se incorporarían a los servicios, sin guardias de enlace. 

Todavía me acuerdo que el martes a las 12, fui a sacar mis cosas del casillero que teníamos en la mipera, junté las llaves del resto de mi equipo, para dárselas a un amigo que nos compró el casillero, fue alucinante.

Los siguientes dos días fueron el ensayo y ceremonia de clausura del internado respectivamente, y fuimos a visitar a residentes, mientras veíamos a los nuevos internos un poco perdidos y corriendo de un lado a otro. Yo alguna vez estuve así, corriendo de un lado de otro mientras veía a los exinternos pasearse felizmente. Ya después de unos días de haber terminado, no podría creer que se hubiera acabado el internado, porque es un estilo de vida nada parecido a lo que has hecho antes, y durante un año completo. No puedo creer, que haya hecho aproximadamente 120 guardias, de las cuales muy pocas llegué a dormir más de 2 horas, y hacerlo cada 3 días. Y a pesar de todo, extrañar la convivencia diaria. Había momentos en que me querría arrancar las ojos y que la guardia se acabara. La mayor recompensa era poder llegar a dormir a casa, y LITERAL ser noqueado por el cansancio, en ese año nunca sufrí de insomnio jaja.

¿Mi récord? 18 horas durmiendo, un viernes de posguardia en URGENCIAS, sin haber dormido más de 30 horas, salí a la 1pm, me dormí a las 3 de la tarde y desperté a las 9 de la mañana del sábado. Ese día estaba destrozado jaja

Si tuviera que hacer una lista de las cosas que aprendí en el internado sería esta:
  • Aprenderás de medicina, de los pacientes, y de ti mismo.
  • Tus compañeros de guardia se volverán tu familia
  • Todos tienen potencial para ser buenos en lo que quieran
  • Las enfermeras no son tan malas como las pintan
  • No importa lo que sirvan en el comedor en el desayuno, si estás de posguardia, cualquier cosa es la gloria
  • Te sorprenderás de la resistencia física y mental que puedes llegar a tener
  • Sé amable con todos, no sabes cuando los puedes necesitar
  • Aprecia lo privilegiado que eres al poder recibir a un ser humano desde sus primeras respiraciones hasta la última
  • Adquirirás seguridad y confianza en tí mismo.
  • Tubos, moneda de cambio entre los internos

y la más importante: 
  • Aprende a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida

No hay nada más satisfactorio, que descansar después de una guardia, comer algo rico, ver a tu familia, a tu pareja, ir a la playa, comer comida casera preparada por tu mamá, disfrutar de una tarde de fin de semana escuchado música echado en la hamaca o cama. 

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails