martes, 10 de julio de 2012

Premio Tigretón

Que onda chavos! El tiempo vuela cuando uno está de vacaciones y no hace nada. Recibí un premio con reto del Blog de Pancho.


Muy bonito detalle, la verdad es que no me lo esperaba, porque pues después de un gran tiempo de ausencia, apenas vuelvo a escribir y a leer por aquí. El reconocimiento viene con un reto, de hacer un cuento. Hace unas noches, me llegó la inspiración para hacer mi cuento así que vamos. Al final, creo que si me inspiré, y pues me gustó mi historia :3

----------------------------------------------------------------------------------------

Los primeros rayos de luz despertaron a nuestro pequeño tigre. Abrió sus grandes ojos azules, miró alrededor, estiró su cuerpo mientras se levantaba. Sediento, olfateó por agua cercana. Sus sentidos lo llevaron de la cueva a un arroyo cercano donde se había acumulado el agua durante la noche anterior. 

Tenía agachada la cabeza mientras tomaba agua, cuando de repente ¿qué era eso?, levantó la mirada y observó una criatura que no había visto antes, posado sobre una extensa hoja bañada en el rocío de la mañana, una criatura tubular, verde, con multiples extensiones a lo largo de las laterales de su cuerpo como garritas, pensaba el tigre.

Lanzó un zarpaso, y se impulsó para atacar y comerse a la oruga, instintivamente eso pasó por su mente, pero no, en cambio quedó fascinado e hipnotizado por fascinante criatura. No se podía comunicar con ella, pero se sentaba a contemplarla por un buen rato hasta tener que regresar. Cada día regresaba a hacer lo mismo. Al principio la oruga, adoptaba una actitud defensiva preparada para cualquier cosa, pero tras unos días, dejó de preocuparse y continuaba devorando hojas. 

Un día, nuestro tigre llegó, y se encontró que la oruga ya no estaba, ¿A donde podía haber ido? Se preguntaba, extrañamente sintió una especie de hueco en su pecho, sin comprender que era, dio medio vuelta y se marchó, todos los días iba a tomar agua, esperando a encontrar a su compañera, pero nada. Un día, se acercó a su punto de reunión usual, y dio unas vueltas cuando se dio cuenta, que debajo de una rama, se encontraba una estructura blanca que colgaba, envuelta en red. Sin saber que era, la atacó, pensando que aquella cosa era la responsable de ocupar y desplazar a la oruga. Se dio cuenta muy demasiado tarde que en efecto, que de aquella criatura sentía la misma esencia que su "amiga", vio el capullo quebrarse, pero para su sorpresa, salió algo todavía aun más incomprensible. De alguna forma, la oruga que conocía se había transformado en un ser volador, con grandes alas coloridas. Compartieron contacto visual por unos segundos, y comprendió el tigre, que era momento de que su amiga volara y no regresaría. Se despidieron, y observó a su amiga volar entre las copas de los arboles. Se le dibujó lo que era parecido a una sonrisa en la boca del tigre, mientras veía a su amiga irse. 

Fin. 



2 comentarios:

  1. awww esta muy bonito tu cuento mi pequeño Rino :-3 muchas gracias por compartilo!! esta divino, muchas gracias :3

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails