jueves, 5 de marzo de 2015

Enero-Febrero 2015

Estos últimos dos meses, como los anteriores, pasaron muy rápido. Entre la huelga, el estudio, mi novio, y mis series, los días pasaban uno tras otro. Por 3 semanas, mi horario estuvo cortado a la mitad, con clases en la mañana y en la tarde, lo que iba a ser un horario bonito se convirtió en un ir y venir diario de casa-hospital-casa-hospital. Me gustaría decir que aprovechaba las 4-5 horas que tenía libre en la tarde, pero simplemente mi cerebro no funciona en ese horario; no es hasta las 6 de la tarde cuando mi mente está dispuesto a absorber conocimiento, sentarme con una taza de café y estudiar. En cambio, mi horario habitual de estudio fue remplazado por clases en la tarde, a veces de pediatría y otros días de terapéutica, esta ultima clase era terrible, más que nada por el maestro. También durante esas 3 semanas, me obsesioné con una serie que ve mi novio, Pretty Little Liars, hasta que llegó a un punto en el que dije que debía de parar, estudiar un poco más, también ya me empezaba a frustrar la falta de respuestas y la complicación de la trama.

Con mi novio, todo ha estado muy muy bien. Creo que no lo había comentado antes, pero hay una muy bonita y fuerte conexión emocional y física. A pesar de no estudiar lo mismo, compartimos los mismos gustos por algunas series, y el sentido del humor. Ultimamente, mi parte infantil, simple, y traviesa ha emergido con plena confianza, incluso en la cama, lo cual trae muchas risas. Se ha quedado dormir varias veces ya en mi casa, y por primera vez no me siento invadido en mi espacio personal, lo cual es algo nuevo para mí, creo que es tal vez lo que más trabajo me cuesta, porque me gusta mucho tener mi espacio. Ya ha conocido a varios de mis amigos, incluidos unos de Cancún, y yo también los suyos, con los que siempre sale, y hemos salido los 4 un par de ocasiones. Pero, entonces, hay algún problema, o de verdad es así de bueno como lo pinto? Pues, no es hasta recientemente que han surgido algunos conflictos, pero han sido menores y se han podido solucionar y discutir. Me he sentido muy bien, es una sensación reconfortante, de estabilidad, y aunque a veces me dan bajones emocionales, que nada tienen que ver con la relación en sí y que son breves, me anima saber que al final de la semana, si es que no nos vimos antes también, lo veré, y se me pasa. Claro que también esto va por los dos lados, yo estoy más que feliz de proporcionar apoyo emocional si es necesario, no soy bueno con palabras, pero si con abrazos. Y pues ya van 3 meses y medio, so yay nosotros. 


2 comentarios:

  1. Asi tiene que haber epocas en una relacion, donde se peleen y esten molestos y otras donde esten muy contentos. No puede ser todo felicidad eterna. Lo importante es que se apoyen mutuamente.

    ResponderEliminar
  2. Iñaki Arístegui Torrano7 de marzo de 2015, 23:00

    Todo tiene arreglo, sin duda

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails