lunes, 16 de noviembre de 2015

Internado so far so good

No me morí, solo andaba (ando) en el internado.

Bueno pues, mucho ha pasado en estos 4 meses y medio, (Oh dios, de verdad ya paso tanto tiempo?)
Mi primera rotación fue gineco, como relaté en mi ultima entrada, no estaba preparado para todas las cosas que tenía que hacer, y adaptarse al hospital fue básicamente como que te echaran a la piscina para que aprendas a nadar.

Es un servicio que es bastante variado, tiene hospitalización con una gran cantidad de mujeres posoperadas de cesareas, embarazos, y una que otra enfermedad ginecológica, los pases de visita eran estructurados y pendientes sencillos como sacar muestras, usg obstetricos y de pelvis al por mayor, y notas de evolución y altas. Era muy raro que nos pidieran estudios más complejos como tomografías, marcadores tumorales o cultivos. Fue bueno para empezar a practicar tomas de muestras de sangre que he de admitir que me llegaba a costar trabajo con algunas pacientes, pero en realidad, la mayoría de las pacientes tenían buenas venas. Las notas de evolución y las altas eran muy parecidas y era todo casi lo mismo así que rápidamente le agarramos destreza a escribir a maquina.

Tenias la toco, el "mágico" lugar donde puede haber 5 mujeres en trabajo de parto activo, una amenaza de parto prematuro y dos preclampticas en vigilancia estrecha, era el servicio más movido y a veces muy estresante, era como una ruleta rusa, podías tener un muy buen día o de plano uno terrible. También tiene su parte quirúrgica a la cual casi nosotros como internos no entrabamos por haber varios residentes, pero si llegábamos a entrar a veces, y nos familiarizamos con el proceso pre, trans y pos operatorio. En lo que ayudábamos un poco más era en los legrados y en las otbs que le hacías de primer ayudante en esta última. 

El trato con los residentes fue rudo al principio, no es que nos trataran mal, pero a comparación de otros residentes de otras especialidad que he conocido, son diferentes, pero al final nos terminamos llevando bien, pero hasta ahí. Honestamente, sentí que duro bastante la rotación y eso que tuve dos semanas de vacaciones pero igual nada más fue cuestión de adaptarse. 

La cuestión con gineco fue, que mientras iba avanzando la rotación, la cantidad de embarazadas que llegaban aumentaba exponencialmente con el paso de los días, para las últimas semanas, estaba de LOCOS de LOCOS se los juro, solo porque ya teniamos bien afinadas nuestras habilidades y destrezas sacabamos el trabajo bien y a tiempo, pero agosto fue así el boom. (Ahorita me paseo por piso y la toco, y está todo tan tranquilo que es una burla para lo que mi equipo le tóco)

Lo mejor de los horarios era la hora de salida de posguardia. Salía a las 2 de la tarde. Hecho que contrastaba con la hora de salida de la rotación siguiente que pasamos después: cirugía. 

En cirugía todos los días me iba entre 6 y 8 de la noche, sin importar si estuvieras de pre o de posguardia, y ahí conocí la verdadera sensación de un cansancio crónico y extremo. Irónicamente, la rotación se me pasó muy rapido. 

Aprendí que cirugía DEFINITIVAMENTE NO ES LO MIO. y mucho menos cirugia general, viendo puras apendices, vesiculas e intestinos ay no. Disfrute mucho más las cirugías de otorrino o maxilofacilal.  Aún así disfruté mucho la rotación, principalmente porque ahora todo el equipo estaba junto, y nos veíamos más, además de que los residentes son excelentes personas que hacían el trabajo se sintiera más ligero. 

Aquí las cosas se intensificaron un poco más, y un poco más desorganizado para mi gusto. Si antes hacíamos notas o altas, ya las altas eran un poco más elaboradas, las notas de evolución solo las hacíamos cuando rotabamos en una subespecialidad como neurocirugia,angiología, proctología, otorrino y maxilofacial. (las notas de cirugia general las hacían los residentes, para las demas subs nosotros teníamos trato directo con los medicos adscritos). Sin dudas en las semanas que rotaba en las subs era donde más aprendía, porque casi todo recae sobre ti, tu pasas visita, las notas de evolución, las altas, los pendientes, entrabas a cirugias y tú hacias las notas, los ingresos además de asegurarte de correr las indicaciones, obviamente siempre podías pedir apoyo a los residentes de cirugía pero basicamente eras tu junto con otro compañero. Las guardías fueron mucho más tranquilas y nos daba tiempo para cenar, y dormir unas dos-tres horas. 

Lo único que no me gustaba era la rotación de cirugía general, porque los pendientes eran eternos y siempre surgían más y lo que mas odiaba en el mundo era bajar a cirugías, al final, uno si aprende, y aunque solo sostienes y aspiras, al final practicabas puntos, pero ya al final, ya contaba los días para que terminara la rotación.

Lo que me lleve de esa rotación: aprender a hacer ingresos y presentarlos correctamente, mejorar mis habilidades para sacar sangre y lo que siempre me había preguntado como los internos aprendían: aprender a sacar sangre directo de la arteria braquial (les juro que ni yo sé como lo aprendí, pero ya ahora, ya no le sufro cuando tengo que sacarle sangre a un viejito o viejita de 90 años, me voy directo a la arteria). Aprender a estar 38 horas seguidos en el hospital y aguantar exitosamente. 

El tiempo ahora tal vez se me pasa rapido, porque de alguna forma ya me acostumbré a estar dia y medio en el hospital, sé que suena impresionante y lo es, solo que ahora ya no me parece tanto como antes. 

Hace dos semanas cambiamos a medicina familiar, donde estamos en el area de urgenicas de una clinica familiar, donde 1 de cada 10 pacientes que vienen, realmente son por consultas, y ves de todo, de bebes a ancianos y enfermedades de primer nivel de atención y es cuando me doy cuenta que después de todo, si puedo diagnosticar, y pues ahora ando en el proceso de aprenderme dosis de los distintos medicamentos, porque una cosa es saber que dar, y otra es saber como recetarlo. 

2 comentarios:

  1. muy bien colega, muchas felicidades, que bueno que ya te acostumbraste, al principio es duro, pero se aprende bastante, mucho exito

    ResponderEliminar
  2. Uff... Qué valiente eres, qué dedicación!
    Yo la verdad no creo ser capaz de trabajar en algo así.
    Échale muchas ganas!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails