sábado, 20 de febrero de 2016

Eligiendo Especialidad Médica

Desde tu primer año de la carrera de medicina te preguntan en que te quieres especializar, y puede que sepas ya la respuesta o tal vez no, y eso está bien, no hay prisa, todavía tienes mucho tiempo para aprender de todas las áreas, interactuar con ellas y decidir que es lo que quieres.

Tengo amigos y conocidos que entran a medicina afirmando desde el inicio en que se quieren especializar, y muchos cambian de opinión, a pesar que la opción original a veces llega a ser el motor que los impulsa para meterse a medicina en primer lugar. Pero la verdad es que el mundo de la medicina es tan amplia y la perspectiva que tenemos de ella está muy lejos de la realidad cuando recién entramos. Seamos honestos, si estás estudiando medicina o acabas de terminar, estás en la especialidad, en algún momento te has preguntado, ¿acaso habré elegido bien?, es una sensación rara cuando empiezas a tener contacto por primera vez con los hospitales y pacientes.

Con el tiempo se va haciendo más fácil, saber que te gusta y que no, pero sigue siendo una pregunta que todo el tiempo te harán y si no estás completamente seguro empezarás sentir un poco de presión (al menos desde mi punto de vista). 

Para elegir la especialidad que es correcta para tí, en definitiva tiene que ser algo que te apasione, no que solo te guste y ya, o que te llame la atención, te invito a que trates de empaparte con el día a día de alguna especialidad para saber si realmente te gusta o no y si te visualizas en un futuro en esa area. Hay que tomar en cuenta las habilidades que uno tiene, el tipo de pacientes que uno va a tener, y el tipo de relación entre médicos que tendrás, porque como uno se dará cuenta ciertas especialidades tienen invariablemente a tener cierto perfil de personas con personalidades similares. 

Desde cuenta propia les puedo decir que yo inicié queriendo ser neurólogo o neurocirujano, después consideré medicina interna pura, luego alguna rama de ella e incluso llegué a considerar ginecología, sin embargo desde los últimos meses he estado pensando acerca de otra especialidad que poco a poco se ha ido introduciendo en mi, y ahora estoy plenamente convencido de que quiero ser radiologo.

Siempre me ha fascinado el cuerpo humano y como funciona, sobre todo lo que tenga que ver con el cerebro, entonces sobra decir que neuroanatomía fue lo mejor para mí, así como su fisiología (un tanto complicada verdad, pero muy interesante), luego descubrí que me gusta mucho todo lo que tenga que ver con una visión holística y analítica del cuerpo humano que ofrece medicina interna. Lo que más me atrajo de ginecología fue la combinación de clínica y habilidades manuales que requiere con resultados prácticos y directos, viendo desde salud de la mujer, hasta partos y cesáreas.

Sin embargo, ya en la práctica médica no me gusta lidiar con los tipos de pacientes de neurocirugía y neurología, odio completamente lo quirúrgico, y el estilo de vida que conlleva, si no te ENCANTA entrar a las cirugías durante tu internado, definitivamente no lo elijas, en cuanto al caso de ginecología fui inicialmente cegado por la oportunidad temprana de hacer procedimientos desde que era estudiante, pero visualizandome a futuro simplemente no es lo mío. Medicina Interna es excelente aunque como el cliché que son, tienden a ser muy análiticos y ven a mucho paciente cronicodegenerativo que muchas veces solo se deteriora, ojo, que no es en todos, interna es lo más bonito que hay, y me encanta que me haga pensar, pero ya en acción no es lo que espero como médico. 

Y ¿entonces de donde surgió mi interés por radiología? Cuando entré al internado, prácticamente todos los servicios recurren a una de los distintos equipos de imagenología, desde rayos x, ultrasonido, tomografías, resonancia magnética por mencionar algunos para diagnósticos, planes terapéuticos y control, siendo solicitados por todas las rama clínicas de interna, ginecología, cirugía, pediatria, ortopedia lo cual hace que tengas que saber de todo, con una fuerte base en la anatomía y fisiología del cuerpo humano y de las enfermedades para poder obtener imágenes, analizarlas, traspolarlas al contexto del paciente y poder dar un diagnóstico. Antes para mí, radiología era únicamente las placas de rayos X y ya estuvo, que más se le iba hacer y que no pudieran interpretar las demás personas, pero no, no, es más que eso. 

Naturalmente como interno que soy, varias veces he tenido que llevar pacientes a sus estudios, y quedé fascinado por los cuartos de tomografía y resonancia, la tecnología que emplean, la cantidad de botones y ajustes que pueden hacer, las reconstrucciones son en definitiva de mis cosas favoritas. No sé exactamente como fue que surgió el interés, pero sé que fue durante estos meses, y poco a poco me he puesto a investigar y leer más. Hasta ahorita ha sido de la única especialidad que me ha motivado a leer durante el internado a pesar de lo cansado que es. 

En neurocirugía, me gustaba cuando el médico de base revisaba tomografías y te explicaba casos, todo lo que uno ve en libros por fin lo podía ver en distintas imágenes.  En algunas ocasiones estuve en la consulta externa con el neurocirujano y revisábamos tomografías y resonancias de columna. Llegué a platicar con uno de los residentes sobre la especialidad, y lo que oí me gustó.  Y ahora que estoy rotando en urgencias, hay un cuarto de ultrasonido destinado a urgencias y cuando puedo, llevo a los pacientes, donde el radiologo es muy amable, te pregunta y enseña cosas. Me ha tocado ver distinas enfermedades como litiasis vesicular, colecistitis, hidrocolecisto, pancreatitis, litiasis renal, quistes renales que me han motivado a leer más acerca de ellas desde un enfoque ultrasonográfico lo cual ha permitido una retroalimentación positiva entre el doctor y yo. Incluso me ha dejado usar el equipo, que es una sensación completamente diferente cuando tienes tu el control del equipo. Ya anteriormente había usado un equipo de ultrasonido durante unas dos semanas como estudiante en quinto año en un hospital materno infantil en el área de perinatología-usg. Es la combinación del contexto clínico de los pacientes más la capacidad de tu mismo hacer un análisis visual y poder llegar a un diagnóstico. Me gusta mucho que sea práctico objetivo, y hasta en cierto punto tranquilo, porque en definitiva he descartado lo quirúrgico y urgencias de mi lista. 

Siendo sinceros, creo que nunca consideré la especialidad hasta hace unos 6 meses, pero ya estoy ampliamente decidido. Siento que es una especialidad que por lo general siempre se ha visto menos valorada que otras, en parte por la calidad de otros médicos y por no conllevar el mismo glamour que otras especialidades, pero estoy decidido a ser excelente radiologo y ser uno bueno

Aunque bueno todavía me queda, unos meses de internado y el servicio social, pero por fín después de 6 años, ya sé que quiero


 

domingo, 14 de febrero de 2016

Como cuando cambié de año y no me dí cuenta

Me acabo de dar cuenta que la entrada anterior apenas es la primera vez que escribo en lo que va del año. 

Bueno lo que pasó fue lo siguiente. Ya no les comenté que a finales de diciembre, mi familia vino a visitarme, pasamos navidad y año nuevo juntos. Pero el único problema es que el 1ero de Enero entraba a mi guardia en urgencias a las 5 de la mañana, entonces apenas tuve tiempo de cenar, brindar y dormir, ya que apenas dormí 4 horas y ya me encontraba nuevamente en el hospital, por favor, esperensen! 

Y así fue como empecé en urgencias, de golpe, con guardias cansadas, en las que casi no duermo y en que lo único bueno es que al día siguiente sales a la 1 de la tarde por lo cual podía llegar a mi casa a comer (o talvez no) y caer dormido, hasta el día siguiente.... 

Es lo bueno de urgencias que el tiempo pasa rápido, y aún mejor, tuve 3 semanas de servicio, luego 2 semanas de vacaciones, y ahorita llevo 2 semanas más desde que me reincorporé, ya solo me quedan 2 semanas más. Ya no le temo a urgencias pero los primeros días fueron horibles, físicamente hablando. Las habilidades manuales, y saber donde está cada cosa en el hospital te ayudan enormemente, pero eso sí mis pies quedaron destrozados la semana que estuve en primer contacto. 

Pero bueno, para no hacer el cuento más largo, emm feliz año nuevo? Supongo....

Este año pinta para nuevos retos y nuevos cambios, la mitad del internado, y la primera mitad del servicio social, y pues aquí seguimos. 

Un domingo por la tarde cualquiera

Combina estar enfermo (de catarro) más guardias en urgencias y es algo muy parecido a la muerte en vida.

La verdad estoy exagerando, el viernes que tuve guardia estuvo bastante decente, y vivía motivado ante la esperanza del añorado fin libre, donde tienes el sábado y domingo libre. Por alguna razón tenía mucho frío, así que llegando a casa a las 8am del sábado luego luego me dormí y desperté a las 2 de la tarde. 

Como siempre, no hay nada más que disfruté, que estos casi dos días de no tener nada que hacer, soy medio aburrido, me pasé el sábado lavando ropa, y viendo series, además pedí sushi y fue de lo más a gusto el día. Ya hoy domingo, me sentía un poco mejor para limpiar y el clima soleado se prestó para eso, terminé de lavar la ropa que faltaba y de organizar y limpiar mi casa, y de hecho salí un rato a la plaza a pasear.

Disfruto mucho manejar por periférico, pasando por los puentes y viendo gran parte de la ciudad, con los nuevos edificios y el cielo azul más claro mientras escucho música. Me recuerda mi independencia, y lo bonito que es poder apreciar la ciudad en la que ya llevas casi 6 años viviendo. 

No sé, hoy sin el ajetreo del día a día, y sin estar desvelado o con el sueño atrasado, me hizo reflexionar un ratito. 

Como que por ejemplo hoy es San Valentín, y que ya tiene como medio año que terminé mi relación con mi ex, que ahora parecer tan distante, lo extrañaba, pero ahorita sé que fue para mejor. Además de que todo el día de hoy he escuchado el playlist que armé (hace unas tres semanas durante las breves vacaciones que tuve) de las canciones que mas he escuchado desde la segunda mitad del 2014 y todo el 2015, entonces los recuerdos de el ultimo año y medio los he revivido, y para bien, no sé sí explico, siempre esto del paso del tiempo me apantalla mucho. 

Es más, ni siquiera me dí cuenta cuando cumplí 23 años, (es decir nunca me ha caído el veinte completamente) y ya estoy a la mitad para cumplir 24, ¿en qué momento? ¡Ni siquiera hice mi clásico post de cada año!

Y por cierto, ya solo estoy a dos semanas de terminar mi rotación de urgencias, ánimo a mi. 


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails