miércoles, 21 de septiembre de 2016

Terminar el Internado

Terminé el internado hace ya casi 3 meses y la sensación de estar en el hospital se diluye poco a poco, por lo cual, ahora o nunca era el momento para escribir acerca de este año y los últimos días antes de terminar. 

El internado irónicamente es un año que esperas todo el tiempo que termine, que cuando llega el último día, no era lo que esperabas. Mi última rotación fue Medicina Interna, lo cual fue excelente porque ya sabíamos como se manejaba todo el hospital, donde y cómo pedir los múltiples estudios, a donde llevar las muestras de laboratorio y horarios, por lo cual maximizabas tu productividad, sacabas los pendientes rápido y bien, con tiempo para ir al comedor, al oxxo, o ir a la mipera a convivir o dormir. En todo mi internado jamás había pasado tanto tiempo en la mipera que en interna. La última semana, en el hospital se respiraba un aire de optimismo y rebeldía entre todos los internos, de que por fin, esto se acaba.

Mi última semana fue en nefrología que tiene muchos pacientes, y el pase de la tarde iniciaba bien tarde, mi compañera y yo nos liberabamos mutuamente en nuestras posguardias a una hora prudente. Pero siendo la última semana, la sentí interminable. Los últimos dos días, lunes y martes respectivamente, el jefe de servicio y enseñanza castigó a los residentes diciendo que no iban a tener internos hasta que llegaran los nuevos, entonces esos dos últimos días fueron una fiesta. Tampoco nos caía bien la R3 de nefro, por lo cual no sentimos remordimiento. A estas alturas del internado ya no estaba para andar tolerando a gente grosera.

El último día, organizamos entre el equipo de internos, un convivio con todos los residentes de medicina interna y algunos médicos de base, fue divertido, nos tomamos fotos, y como a eso de las 11-12, nos empezamos a dispersar, sin pendientes oficialmente, ya eramos libre, los de preguardia (yo) y los de posguardia. De igual manera, la guardia que se quedó ese día fue tranquila. Los nuevos internos estaban teniendo curso de inducción ese día, y HASTA el día siguiente se incorporarían a los servicios, sin guardias de enlace. 

Todavía me acuerdo que el martes a las 12, fui a sacar mis cosas del casillero que teníamos en la mipera, junté las llaves del resto de mi equipo, para dárselas a un amigo que nos compró el casillero, fue alucinante.

Los siguientes dos días fueron el ensayo y ceremonia de clausura del internado respectivamente, y fuimos a visitar a residentes, mientras veíamos a los nuevos internos un poco perdidos y corriendo de un lado a otro. Yo alguna vez estuve así, corriendo de un lado de otro mientras veía a los exinternos pasearse felizmente. Ya después de unos días de haber terminado, no podría creer que se hubiera acabado el internado, porque es un estilo de vida nada parecido a lo que has hecho antes, y durante un año completo. No puedo creer, que haya hecho aproximadamente 120 guardias, de las cuales muy pocas llegué a dormir más de 2 horas, y hacerlo cada 3 días. Y a pesar de todo, extrañar la convivencia diaria. Había momentos en que me querría arrancar las ojos y que la guardia se acabara. La mayor recompensa era poder llegar a dormir a casa, y LITERAL ser noqueado por el cansancio, en ese año nunca sufrí de insomnio jaja.

¿Mi récord? 18 horas durmiendo, un viernes de posguardia en URGENCIAS, sin haber dormido más de 30 horas, salí a la 1pm, me dormí a las 3 de la tarde y desperté a las 9 de la mañana del sábado. Ese día estaba destrozado jaja

Si tuviera que hacer una lista de las cosas que aprendí en el internado sería esta:
  • Aprenderás de medicina, de los pacientes, y de ti mismo.
  • Tus compañeros de guardia se volverán tu familia
  • Todos tienen potencial para ser buenos en lo que quieran
  • Las enfermeras no son tan malas como las pintan
  • No importa lo que sirvan en el comedor en el desayuno, si estás de posguardia, cualquier cosa es la gloria
  • Te sorprenderás de la resistencia física y mental que puedes llegar a tener
  • Sé amable con todos, no sabes cuando los puedes necesitar
  • Aprecia lo privilegiado que eres al poder recibir a un ser humano desde sus primeras respiraciones hasta la última
  • Adquirirás seguridad y confianza en tí mismo.
  • Tubos, moneda de cambio entre los internos

y la más importante: 
  • Aprende a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida

No hay nada más satisfactorio, que descansar después de una guardia, comer algo rico, ver a tu familia, a tu pareja, ir a la playa, comer comida casera preparada por tu mamá, disfrutar de una tarde de fin de semana escuchado música echado en la hamaca o cama. 

2 comentarios:

  1. Buenas lecciones aprendidas! Felicidades en terminarlo!
    Dos preguntas: qué son la mipera y los tubos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. Mipera viene de "MIP" que significa Medico Interno de Pregrado, y MIPera es el cuarto de descanso de los MIPs
      2. Tubos de laboratorio

      Saludos :)

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails