lunes, 31 de octubre de 2016

No me enamoraba desde hace mucho tiempo

Si bien, he aprendido que hay algunas cosas que se deben de mantener para uno, quiero compartirles que desde hace mes y medio tengo novio, y ha sido hasta ahora lo mejor que me ha pasado en el año. 

A JP lo conocí justamente el primer día de mi servicio social, por una aplicación de ligue, el 1° de agosto. El me manda un mensaje, veo su imagen de perfil, y solo se ve mitad inferior de su cara, con una sonrisa de lado y barba. Le contesto y le preguntó: "¿no tienes foto de cara?", y me manda una foto suya, mi primera reacción, es, "ok, sí esta guapo". Intercambiamos un par de mensajes el día siguiente y finalmente nos agregamos a whatsapp. 

Empezamos a hablar, cosas básicas, y por alguna razón, en una de esas, manda nota de voz y siento una extraña atracción por ella, que está pasando, me pregunto, es posible que te atraiga la voz de alguna persona, es la primera vez que me pasa. Con el tiempo, descubro que tiene una voz que me gusta mucho y marco uno de los audios como favorito.

Pasan unos días y la platica empieza a fluir, entre emojis y notas de voz. Me pregunto si le gusto, se me hace muy guapo para ser soltero. Como no podemos organizarnos en el fin de semana para salir, me invita al cine con sus amigos entre semana, "¿será muy pronto?", el me pregunta. Le digo que lo quiero conocer, que nos veamos un rato antes del cine y eso hacemos. El día llega y lo paso a recoger a su casa y vamos a un café a platicar. Es de mi altura, tez un poco más oscura, como buen yucateco, cara redonda pero con facciones suaves, barba arreglada, ojos oscuros y cejas pobladas, complexión ancha y bien vestido, mi tipo. Habla mucho, es mucho mas extrovertido que yo, pero atento, me divierte, 27 años y estudió comunicación. Luego vamos al cine y me presenta como a 8 personas, pero afortunadamente no me intimidan. 

Regresamos a su casa y me despido de el, no sé que deba de hacer, sí me gusta, y creo que le gusto, lo beso o no lo beso, me espero a la segunda cita o no. Pero viendo que ninguno de los dos se quiere despedir y hay un breve silencio, pongo la mano sobre la suya, y espero su respuesta, se acerca y posteriormente nos damos el primer beso. El beso un poco awkward y nos despedimos. A la semana siguiente salimos, y me encuentro ante la expectativa si realmente le gusté o no, pero confirmo que si le estoy gustando. 

Seguimos saliendo durante las siguientes semanas, a veces, dos o tres veces a la semana, empezamos a hablar mas diario, empieza a volverse la persona a la que saludo al inicio del día y en la que me despido en la noche antes de dormir. Durante las primeras cuatro citas siento nervios y emoción de verlo, algo tiene que me atrae mucho y siento que es reciproco y sincero, poco a poco empezamos a decirnos cosas cariñosas, empieza a surgir en mí, mi lado más romántico y cursi que no sentía desde mi primer novio cuando estaba en la preparatoria. Me siento como un adolescente otra vez, nervioso, emocionado y embobado.

El momento clave es cuando viene por primera vez a mi casa, lo recibo y nos quedamos un rato platicando en el sofá, que rápidamente evoluciona a besos, faje, y nos pasamos a la cama, me doy cuenta que me está gustando mucho físicamente, y en ese instante es cuando quedo flechado. Porque a pesar de estar fajando con él, me siento feliz, enamorado. Es la primera vez que estamos tan cerca desde que empezamos a salir, y me fascina estar junto a él, no sé como es posible sentirse atraído, querido, embobado y prendido a la vez.  Nos pasamos horas abrazados, besándonos y mirándonos a los ojos intercambiando sonrisas. 

Confieso que nunca me he sentido de esta manera con respecto a ninguna persona, con mi primer novio "Ted" esa etapa de enamoramiento duró dos meses. Con "M" simplemente no existió, porque nunca me sentí enamorado de el y solo estuve con el porque era una relación cómoda. En fin, a todo esto, yo pensaba que ese tipo de enamoramiento solo se vive una vez cuando uno es joven, ingenuo e inocente. Echaba la culpa a la comunidad "gay" de hacernos así, insensibles, pero ahora soy de la idea que si algo debe de ser, naturalmente surgirá, no hay que forzar las cosas, aprender de nuestros errores y seguir adelante.

Pero ¿puede durar esto o solo es el flechazo inicial? Hasta ahora llevamos 3 meses de estar saliendo y mes y medio de ser novios y me da gusto compartir que me sigo sintiendo de la misma manera que al inicio, lo aprecio más, logramos un equilibrio entre lo extrovertido de él y lo introvertido que soy. Por él me animo a ir a nuevos lugares, y conmigo se relaja, se desestresa y en general nos complementamos. Platicar con él, dormir con él y pasar un domingo con él es lo que más he disfrutado estos días, a la vez que cada quien tiene su independencia. 

Nos hicimos novios el 16 de septiembre. Es la segunda vez que me quedo a dormir en su casa, todavía no somos nada oficial, técnicamente. Estoy nervioso porque llevo varias salidas que quiero encontrar la manera de pedirle que seamos novios, sin ser demasiado cursi, infantil, o serio. Estamos acostados y abrazados, con la luz de la luna llena iluminando una parte de la habitación y con música de fondo tranquila, lo estoy viendo a los ojos y decido que no puedo esperar más, le digo: Sé que llevamos poco rato de estar saliendo, pero nos gustamos, y creo que queremos lo mismo, ¿será que te pueda introducir de ahora en adelante como mi novio?, a lo que él me contesta: "Pues para mí, ya eramos novios, no sé desde cuando, pero ya lo somos... (inserte mi nombre), quieres ser mi novio?" Me derretí.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails